Mejor época para viajar a Madagascar

Si eres un amante de la naturaleza o un fotógrafo en ciernes, un viaje a Madagascar debería estar en la parte superior de tu lista de deseos. En esta vasta y encantadora isla, el 90% de todas las especies de animales y plantas son totalmente únicas.

Madagascar cubre casi 600,000 kilómetros cuadrados, por lo que es la cuarta isla más grande del mundo. Encontrarás de todo, desde playas bordeadas de bosques hasta desiertos semiáridos y volcanes activos. Como era de esperar, esto significa que el clima es bastante variado y que los patrones climáticos no siempre son fáciles de predecir.

A continuación, te mostramos nuestras recomendaciones para programar tu viaje a esta preciosa isla africana.

Enero-marzo

Si bien puedes visitar Madagascar en los primeros tres meses del año, es probable que te mojes mucho. En enero, las precipitaciones pueden alcanzar hasta 340 mm y en febrero existe un alto riesgo de ciclones, particularmente en el noreste de la isla. Marzo todavía es parte de la temporada alta de lluvias, aunque hay un menor riesgo de ciclón.

Si bien puedes disfrutar de una experiencia barata y libre de turistas durante estos meses, muchos hoteles, refugios y parques nacionales estarán cerrados debido a un clima impredecible y mucho barro. Este no es el mejor momento para aprovechar al máximo lo que Madagascar tiene para ofrecer. Si deseas evitar a los turistas y no le molesta un poco la lluvia, abril y diciembre son apuestas mucho mejores.

Abril-junio

Después de 3 meses de lluvia, abril es un alivio para los residentes de Madagascar. Si bien puede haber algunas lluvias, también habrá mucho sol. Es una gran época del año para observar reptiles y lémures, aprovechando al máximo el exuberante paisaje. La mayoría de los parques nacionales estarán abiertos a principios de abril.

Mayo es uno de los mejores meses para visitar Madagascar ya que aún no es temporada alta. El paisaje es exuberante y vibrante y los lémures estarán en pleno apogeo, ya que no se refugian de la lluvia. Los precios de los hoteles aún no están en su punto máximo y aún será relativamente fácil encontrar alojamiento.

Además, a finales de mayo se produce el mayor evento cultural del año en Nosy Be: The Donia Festival. Celebrando la unidad y la cultura, el festival se lleva a cabo durante varios días, un excelente evento para disfrutar de música, baile y deporte propios de Madagascar.

En junio, la temporada de precipitaciones ha quedado atrás. La flora es particularmente llamativa en esta época del año y las ballenas jorobadas comienzan a regresar a la costa de Ile Sainte Marie. Junio ​​también es el momento perfecto para visitar el sudoeste de la isla (visita el Parque Nacional de Isalo).

Julio-septiembre

Julio marca el inicio de la temporada alta de Madagascar, por lo que es aconsejable reservar con suficiente antelación para evitar decepciones. En este momento estamos en medio del invierno de Madagascar, por lo que las temperaturas bajan a menos de 15-20°C. Esto significa que las condiciones son ideales para una caminata a través de las selvas tropicales. Las selvas tropicales en julio están llenas de vida, aunque algunas especies pequeñas estarán en hibernación. Julio también es un momento ideal para observar ballenas jorobadas, ya que se han establecido en la costa para el invierno.

Las temperaturas en agosto son igualmente buenas y es el momento en que algunas especies como los lémures enanos y los camaleones entran en hibernación. Si viajas a Madagascar en agosto, es mucho más recomendable explorar la costa. La isla de Tsarabanjina en Nosy Be ofrece fabulosas oportunidades de buceo.

Septiembre trae temperaturas más cálidas y una atmósfera más pacífica. Los niños vuelven a la escuela a principios de mes, por lo que es mucho más tranquilo. Las criaturas en hibernación también se activan de nuevo gracias a un aumento en la temperatura. Este es también el pico de la temporada de cría de aves de Madagascar. Muchas de las aves nativas tienen un plumaje espectacular y características únicas.

Octubre-diciembre

Con cálidas temperaturas y muy poca lluvia, octubre es un excelente momento para viajar a Madagascar. También es el mes de los bebés lémures. Ahora, con solo unas semanas de vida, se aferran adorablemente a la espalda de sus madres mientras se balancean entre los árboles.

Las temperaturas suben aún más en noviembre (alrededor de 28°C) y todas las especies de vida silvestre están fuera de hibernación. Las aves todavía están en su época de cría, por lo que este es un gran mes para observar la flora y la fauna. También es un buen mes para el buceo, hay una gran cantidad de peces tropicales en las zonas costeras, como Tsarabanjina e Ifaty.

Mientras que diciembre es el mes más cálido en Madagascar, también es el comienzo de la temporada de lluvias. Lo mejor es viajar al sur de la isla, donde disfrutarás de un clima más fresco y seco. Una de las ventajas del aumento de las lluvias es que los camaleones, las serpientes y los lagartos se vuelven más activos, por lo que es una gran oportunidad para los fotógrafos.

Entradas relacionadas